miércoles, 27 de julio de 2011

La Última Cena

Uno de las obras más famosas del artista renacentista Leonardo Da Vinci, La Última Cena, albergaba un detalle menor que ahora ha sido revelado por especialistas en Historia del Arte: el menú que Cristo y sus discípulos degustaban. 

En esta obra Leonardo quiso reflejar su gran amor por la cocina. Tal es así, que primero ideó las recetas que aparecen en esta magnífica obra de arte que el cuadro en sí, caso del Puré de nabos con rodajas de anguila. Durante dos largos años y cerca de nueve meses, realizó cientos de bocetos de alimentos, como los Huevos cocidos con rebanadas de zanahoria o el Muslo de focha con flores de calabacín. Al final, todo ese esfuerzo quedó reducido a una escena en la que aparecen platos bastante sencillos.

En lugar del simbólico cordero de Pascua, el historiador John Varriano concluyó que el plato principal de la última cena, que Jesús tuvo con sus discípulos antes de su muerte, fue anguila a la parrilla decorada con rodajas de naranja.

Al parecer, y según el resultado de la investigación, publicado en la revista estadounidense Gastronómica, muestra que la comida retratada por el maestro Da Vinci era típica del Renacimiento italiano.