domingo, 20 de noviembre de 2016

Ñoquis con salsa de cabrales

El desafío de este mes nos los ha propuesto Toñi del blog Que se cuece en mi cocina, y consiste en preparar unos Ñoquis.




Los ñoquis son bollos de patata hervidos que se preparan de muchas formas distintas según las costumbres de las diversas regiones italianas.
Yo me decidí por una receta italiano-asturiana. Unos ñoquis con una salsa a base de nuestro queso Cabrales.
Tradicionalmente los ñoquis se comen el día 29 del mes y se coloca dinero debajo del plato con la esperanza de que se multiplique.

Una de las explicaciones de esta creencia la relaciona con un milagro atribuido a San Pantaleón. Resulta que Pantaleón era médico personal del emperador Galerio, hasta que se convirtió al cristianismo, se descubrió su conversión y pasó a ser perseguido como tantos cristianos. Andaba el hombre huyendo del martirio, perdido y hambriento, cuando halló acogida en casa de unos labradores que le permitieron descansar un rato y le ofrecieron compartir su comida, consistente en ñoquis. Con el hambre que debía llevar el fugitivo, le supieron a gloria. Al despedirse y en muestra de agradecimiento les auguró que su próxima cosecha sería abundante, espléndida. Cosa que, evidentemente, se cumplió.

INGREDIENTES:

·         Ñoquis

500 g de patatas (mejor viejas) cocidas, 200 g de harina, 1 huevo, sal, nuez moscada.

·         Crema cabrales

100 g de queso Cabrales, 200 ml de nata, sidra, pimienta.


PREPARACIÓN:

Lo primero fue cocer las patatas con piel para que no absorban agua, aproximadamente unos 45 minutos.

Las pele y las puse en un bol. Cuando estuvieron templadas las machaque con un tenedor formando un puré.

Añadí el huevo batido y ¾ de la harina poco a poco. Puse la sal y la nuez moscada y empecé a trabajar la masa hasta que se despegó del fondo.

Hice rollos con la masa de 1 cm de ancho aproximadamente y los corte en pedacitos.

Forme bolitas con los dedos y los puse en una olla con agua a punto de hervir, pero sin que llegue a hervir pues se romperían, con aceite y sal. Cuando subieron a la superficie los saque porque ya estaban en su punto y los reserve.

Para prepara la crema de Cabrales puse un cazo a fuego medio, añadí la nata y la sidra, sin dejar que llegue a hervir y removí bien.

Corte el queso en pequeños trozos y los incorpore con la nata.

Con una varilla removí bien para que se derrita con el calor y se integre bien con la nata.  Baje un poco el fuego y vigile que no se pegue.

Lo deje reducir unos quince minutos a fuego bajo para que espese, removiendo de  vez en cuando para que no se  pegue. Eche un poco de sal y una vuelta del molinillo de pimienta.
Este fue el resultado final.




Si quieres ver las recetas de mis otros compañeros de desafío, visita el blog DESAFIO EN LA COCINA