miércoles, 20 de enero de 2016

Raviolis de gamba con almejas en salsa verde

El desafío de este mes lo propuso Rocío del blog Chismes y cacharros y es preparar pasta fresca
Las masas no son lo mío, pero un desafío es un desafío, me puse “manos a la masa” .

 

Ingredientes
Para la pasta
300 g de harina, 3 huevos, una pizca de sal y un poco de aceite

Para el relleno
Gambas, almejas, ajo, guindilla y sal

Para las almejas en salsa verde
Almejas, ajo, harina, agua, vino blanco, perejil picado y aceite 


Para hacer la pasta mezcle en un bol la harina, los huevos, un chorro de aceite de oliva y sal.
Lo amase con las manos, durante un buen rato (amasar no es lo mío) y lo deje reposar en la nevera envuelto en film una hora aproximadamente.
Pasado ese tiempo espolvoree la masa con un poco de harina y la estire con un rodillo (me voy a comprar una máquina, me duelen los brazos de tanto estirar). Hice dos tiras largas y más o menos finas
Para el relleno, pique finamente el ajo y lo sofreí en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Incorpore la guindilla y el perejil picado.
Pique en la picadora las gambas y unas almejas que había abierto previamente. Coloque la picada en un bol, añadí el refrito y lo mezcle bien.
Hice montoncitos de relleno separados entre si sobre una de las láminas de pasta, los cubrí con la otra, le di forma a los ravioli, los corte con un cortapisas y  los reserve.
Como podéis ver me quedaron un poco grandes y desiguales (no hay dos iguales).

Para las almejas en salsa verde pique finamente el ajo y lo sofreí en una cazuela con aceite de oliva. Incorpore las almejas y la harina. Vertí el vino blanco y un chorro de fumet que hice con las cascaras y cabezas de las gambas. Puse el perejil picado, les di unas vueltas y según se fueron abriendo las fui retirando y desconchando.
Cocí los ravioli en una cazuela con abundante agua hirviendo y sal durante unos 10 minutos (crecieron y parecían casadielles mas que raviolis).
Los escurrí y los puse en la cazuela de la salsa verde, los deje allí un poco y al final, justo antes de servir incorpore las almejas.
Este fue el resultado.





No dejaron ni las migas y me pidieron que los preparase más veces, así que les dije que todos a contribuir para poder comprar una máquina de pasta.
Si quieres ver las recetas de mis otros compañeros de desafío, visita el blog DESAFIO EN LACOCINA